¿Qué es el contrato de obra o bien servicio? ¿Cuando concluye o bien acaba?


¿Qué es el contrato de obra o bien servicio determinado?


El contrato de obra o bien servicio determinado es un contrato de naturaleza temporal, que se caracteriza, eminentemente, por su objeto. Tal objeto consiste en la realización de una obra o bien actividad específica para la compañía, con una autonomía y sustantividad propia con relación a la actividad primordial de aquella. Además de esto, es esencial apuntar que la ejecución de dicha actividad es, pese a estar limitada en el tiempo, de duración incierta.


Se trata de un contrato que, obligatoriamente, debe formalizarse por escrito, y va a deber concretarse con precisión el carácter temporal, y también identificar realmente bien cuál será la obra o bien servicio a desarrollar por el trabajador que será contratado bajo esta modalidad establecido.


El empleo fraudulento del contrato de obra o bien servicio para fines temporales


Parece en este punto que nos hallamos frente a una forma de contratación fácil. No obstante, se trata de un contrato de trabajo que es usado por un alto porcentaje de empresas para ser formalizado de forma fraudulenta. Tratándose de un contrato de naturaleza temporal, las compañías hallan por este camino una vía de contratación por tiempo limitado, evitándose de esta manera la formalización de contratos indefinidos y verse, en un futuro, con trabajadores en nómina con elevadas antigüedades que, a efectos de hipotéticas indemnizaciones por despidos improcedentes, les puedan ocasionar unos perjuicios económicos graves.


La finalización del contrato de obra o bien servicio


Es acá donde nos hallamos el primordial inconveniente. O sea, el relacionado con el instante de la finalización o bien extinción de estos contratos. Y es que, en muchas ocasiones, las compañías deciden realizar la finalización de la relación laboral en el instante que a sus intereses convengan, sin tomar en consideración que la obra o bien servicio para la que el trabajador haya sido contratado haya finalizado o bien no.


Establece el art. cuatrocientos noventa y uno c) del Estatuto de los Trabajadores que el contrato de trabajo se extinguirá por expiración del tiempo convenido o bien por la realización de la obra o bien servicio objeto del contrato, teniendo el trabajador derecho, a la finalización del mismo, a percibir una indemnización de cuantía equivalente a la parte proporcional de la cantidad que resultaría de abonar doce días de sueldo por todos los años de servicio (o bien la establecida en acuerdo colectivo aplicable).


Sin embargo, para revisar que dicha extinción se haya hecho de conformidad con derecho, va a haber que examinar ya antes la legimitad del contrato de obra o bien servicio, pues ello va a tener, a nivel práctico, una notable repercusión. En este sentido, el contrato de obra o bien servicio puede adoptar una doble vertiente:


Que el contrato sea lícito (esto es, que su objeto se haya constituido de forma válida, por escrito, cumpliendo con los requisitos previstos por la ley, que la obra o bien servicio se haya recogido de forma precisa…). En un caso así, si la extinción tiene su razón primordial en la finalización de la obra o bien servicio, y el trabajador la impugna frente al orden jurisdiccional social, el Juez determinaría la procedencia del despido. Por otra parte, si la extinción se genera, mas la obra o bien servicio no ha llegado a su fin, sí que nos hallaríamos frente a una improcedencia evidente, en tanto que la causa por la que se extingue el contrato no es válida, conforme prevé el art. cuatrocientos noventa y uno c del Estatuto de los Trabajadores.


Que el contrato de obra esté en fraude de ley. En estos casos, con independencia de que la extinción se haya producido con la finalización, o bien no, de la obra o bien servicio para la que fue contratado el trabajador, el despido habrá de ser declarado de forma directa como improcedente, siendo el motivo que el contrato forme fraude de ley. En estos casos, y en razón de lo preparado en el art. ciento cincuenta y tres del Estatuto de los Trabajadores, el contrato se alardeará por tiempo indefinido, por tratarse de un contrato temporal festejado en fraude de ley.


Conclusiones


Dada la alta conflictividad derivada de este género de contratos, como su singular dificultad puesto que, el determinar, por servirnos de un ejemplo, el carácter fraudulento de esta modalidad establecido no es fácil (omisión de forma escrita del contrato, deficiente concreción y determinación de la obra a efectuar, examinar la autonomía y sustantividad propia del objeto del contrato…), te invitamos a que contactes con nuestros abogados especialistas en Derecho Laboral de PEDIRLAVIDALABORAL, que se van a poner a su predisposición para proteger sus intereses frente a los órganos de la jurisdicción social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad